domingo, 6 de septiembre de 2015

CAFE SOLIDO DE POSTRE... CREMA DE CHOCOLATE BLANCO Y ORUJO CON GELATINA DE CAFE

A veces el postre ha de crear una ilusión...entrar por los ojos.
Es el caso de este "falso café con leche", parece un café...pero no lo es.
Esta compuesto por un esponjoso bizcocho calado con almíbar, una deliciosa mousse de orujo y chocolate blanco y, finalmente, una fina capa de gelatina de café.
Os parecerá que es un postre difícil, pero no lo es, solo es un poco laborioso...y no esta listo en una hora...pero es muy sencillo de preparar.
Yo lo prepare en unas tacitas desechables que compré en Mercadona y me salieron 24 unidades, lo que fue mas que suficiente para los que eramos ese día.
Pero podemos prepararla también en forma de tarta y cortar en porciones a nuestro gusto.
Solo que yo pienso que así queda realmente espectacular...¿no creéis?.
Un dulce primer domingo de Septiembre para todos!.


Vamos a necesitar:

*Para el bizcocho:
- 4 huevos.
- Un sobre de azúcar avainillado (una cucharadita).
- 120 gr de azúcar.
- 120 gr de harina de repostería.
- Un pellizco de sal.
- Almíbar para calar el bizcocho (receta del dia 10 de mayo de 2013)
*Para la mousse:
- 6 hojas de gelatina.
- 2 huevos, separadas claras de yemas.
- 400 gr de nata de montar, mínimo 35% de grasa.
- 150 gr de chocolate blanco.
- 3 cucharadas de café soluble.
- 20 gr de azúcar glass.
- 50 gr de crema de orujo.
*Gelatina de café:
- 3 hojas de gelatina.
- 250 gr de agua.
- 2 cucharadas de azúcar.
- 2 cucharadas de café soluble.

Tiempo de preparación:

Unas 6-8 horas, reposos incluidos.

Preparación:

Ponemos el horno a precalentar a 180º.

Ponemos la harina en el vaso y tamizamos unos segundos a velocidad 6. Sacamos y reservamos.



Colocamos la mariposa en las cuchillas y añadimos los huevos, el azúcar y el azúcar avainillado. Programamos 6 min, 37º y velocidad 4. Una vez acabado el tiempo, programamos 6 min mas a velocidad 4, pero sin temperatura.



Agregamos la harina y la pizca de sal y programamos 4 sg a velocidad 3. Quitamos la mariposa y terminamos de mezclar con la espátula.





Vertemos en una bandeja para planchas de bizcocho o sobre las bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Extendemos con ayuda de la espátula.



Horneamos 10 min en horno precalentado a 180º, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Con ayuda de un cortapastas o del cubilete, cortamos círculos de bizcocho.



Los ponemos en el fondo de cada tacita con el lado poroso hacia arriba y calamos con el almíbar. Reservamos mientras preparamos la mousse.





Ponemos las hojas de gelatina en un bol con agua fría y dejamos reposar unos 10 min, que se hidraten bien.


Con el vaso limpio y seco, ponemos la mariposa y vertemos las claras. Montamos 3 min a velocidad 4. Sacamos a un bol y reservamos.



Sin lavar el vaso, introducimos 300 gr de nata fría y montamos a velocidad 3 y medio sin tiempo (vigilamos para que no se nos corte). Sacamos y ponemos en el bol con las claras.





Sin lavar el vaso, ponemos el chocolate blanco troceado y picamos 5 sg a velocidad 7.



Añadimos los 100 gr de nata restantes y programamos 2 min, 90º y velocidad 2.



Escurrimos bien la gelatina y y mezclamos 6 sg a velocidad 4.



Añadimos las yemas, el café soluble, el azúcar y la crema de orujo. Mezclamos 10 sg a velocidad 4.



Vertemos la crema en el bol de las claras y nata y mezclamos suavemente, con movimientos envolventes, para que no se nos bajen claras y nata.





Con ayuda de un cacito, repartimos la mezcla en las tacitas.



Dejamos reposar en el frigorífico un mínimo de 4 horas para que cuaje.


Ponemos a hidratar las hojas de gelatina de la gelatina de café en un bol con agua fría.


Introducimos en el vaso limpio el agua, el azúcar y el café soluble. Programamos 3 min, 100º y velocidad 1.




Añadimos la gelatina bien escurrida y mezclamos 5 sg a velocidad 3.



Sacamos a un bol y dejamos enfriar un poco, sin que cuaje.


Con ayuda de un cacito, vertemos un poco de esta gelatina sobre la mousse de cada tacita.





Dejamos cuajar en el frigorífico un mínimo de 2 horas.


La espera merece la pena...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada